sábado, 31 de agosto de 2013





Después fue ayer
tentando el hondo quicio de la noche.
Un anónimo jadeo,
un auto veloz,
una pausa restallando en la brasa de un cigarrillo.
Quise decir una estrofa
cuando me espantó una luz
temblona en mis amígdalas,
agostada en mis labios.
Muerto debí despertar
cuando escarchado era tu hueco.

Kabalcanty©2012




jueves, 29 de agosto de 2013








Sombra fiel
                                       dualidad cautiva
                                       de un ayer
                                       esparcido en añicos
                                       huecos de esperanza
te yergues despreciativa
mostrando el semillero
de las realizaciones
que nos ensueñan
con prolongaciones de vida
Te sonríes de mi paso firme
causando con tu sigilo de tacón
la oquedad de la duda
¿Yo soy?   ¿Eres tú?
Rociada con el baño incorpóreo
amanecida del propio ocaso
te jactas de tus manos
de siesta imperturbable
y de las vacuas cuencas de tus ojos
ávidas              condenadas
en voluptuosa oscuridad
Compañera Sombra
tendida sobre el empolvado arcón
que esconde los deleites
clausurados en obstinadas negaciones
que con alguna claridad afirmaremos
Perseguida Sombra
                                        latido cruel
                                       de mi propio latido
susurras el cántico
que volatiliza el llanto del rocío
en sucesiones primaverales
Estúpida Sombra
que a tientas murmuras
tus cadenas
en el sitio que mi soledad
te permite
Amada Sombra
abismada en una inconclusa vaciedad  

repleta de apodos

Kabalcanty©1984

martes, 27 de agosto de 2013





Resbalaba la vida sobre una raja de sandía,
escupíamos los tropiezos de sus pepitas
como olvidos que germinarían olvido
sobre nuestras sandalias barrenadas de sudor.
La vida era calle arriba, calle abajo,
aderezada de suspiros a chicharrones y entresijos,
el olor a claveles mustios de la gitana
en falsete diciendo de una vida lejana,
alejada del rodar de un balón de cuero pelado,
del sudor bautizando nuestros huesos flexibles
con la ansiedad benigna cubriéndonos el sueño,
esperando el multicolor de mañana.
El cielo era anchuroso, azul y soleado,
difuso en las verbenas y mágico de negro,
y entre él y la tierra una inmensidad inabarcable:
un grito impotente incapaz de llenar.
Después todo cambió
y, perplejos, nos hallamos hombres.

Kabalcanty©2013



lunes, 26 de agosto de 2013

ESTA MEDIANOCHE


- ESTA   MEDIANOCHE -


Nunca deseo que llores,
que mezcles el devenir
con esta medianoche temprana
que agita las persianas llamándonos.
Es nuestro tiempo, el imperecedero,
ese que nos surtirá de caricias,
de gemidos, de orgasmos escandalosos
que mudaremos a los tejados
para maullárselo a gatos rayados
que usurpan el contraluz de la Luna.
No hay pena que valga, amor,
es nuestra venganza al pulso del día,
nuestra baza para trucar las cartas
y confiarnos a este suspiro de viento
que aletea la cortina invitándonos.
Es pretensión de no escuchar la calle,
ese deambular del automóvil urgente
que nos suplica aplicación sumisa
y nos ahuyenta el beso irremediable,
y nos abraza con acritud cotidiana,
y nos olvida, para que no dejemos costumbres,
a la letanía del malicioso reloj.
Miénteme, entonces, con todo, amor,
remueve todas tus incapacidades y bésame,
lento, lento, para que todo el tiempo
no sea más que bola de nieve candente,
y nuestros rostros duelos al éxtasis.
Simplemente que esta medianoche turgente,
esta misma que tu pezón rasga,

nos muera sin el presagio del día.

Kabalcanty©2012

(Fotomontaje de Leo Patzelt)


viernes, 23 de agosto de 2013

                                   





 Amor, a ultranza te hiciste silente,
te enrocaste en la esquirla breve
que siempre nos penetra tu mutis.
Te replegaste para decirnos sinrazón
bramando en las aguas de tu ausencia,
esa soledad sonando estridente,
cuando horizonte es tu islote pétreo,
tan inabarcable como fuiste ayer.
Amor, ¿cómo despertar tu muerte?
Horadaste la roca para ser
más que un beso que te sangra,
más que un sexo que te contiene,
huiste la carne con lo inmortal
que contienen todas tus desnudeces.
Acaso esculpido en la piedra
o cautivo de un adhesivo cotidiano,
quizás recostado en el pretil
donde mantengo los abismos,
me impaciento si no te veo
recortada una sola de tus axilas.

Kabalcanty©2012














miércoles, 21 de agosto de 2013





Un soplo de viento bailotea el agua,
retiembla esparcida la luz
hasta el muro del estanque.
El cerco oxidado de la Luna
se fija en el empañado celeste
como una cuchillada honda
sin consecuencias.
Rueda un papel,
sus pisadas llenan el instante
hasta las fauces de la cloaca.
Riega un camión a lo lejos,
chista el agua reciclada,
a lo lejos,
a lo lejos las manchas del asfalto,
y de cerca tiembla la luz acuosa.
De anteanoche,
de hoy,
de apartado mañana.

Kabalcanty©2013


lunes, 19 de agosto de 2013

ORGASMO (ONANISMO)








ORGASMO
(ONANISMO)



Libre de mí.
Libre de abyectas
visiones superpuestas
que apañan postrero,
como un agobio,
mi deseo.
Subido a la grupa
de mi ego,
vacío en los ojos
ingrávidos en el cuerpo,
vago por la espuma
de mi centro.
Centro crepitante,
bañado en celo
de torrencial esperma,
de eternidad y silencio,
alborotando el alma,
cascarón quebrado,
al burlar su encierro.
Ávida la lengua,
muda al dialecto,
toda ella yo,
colmando figuras-espectros
de plenitud de amor.
Instante eterno
en el umbral del infinito.
Abalorio-¡ay!- sin nexo
que le torne forma,
posesión sin dueño.



Kabalcanty©1981

viernes, 16 de agosto de 2013






La ofensiva sencillez de la sabiduría
y el ensueño de un loco tan cuerdo
es sudor y burlas, camino y desesperanza,
junto a una majada concurrida
que ríe y ríe a dos patas,
carcajada de la ilustre ignorancia
tan común.


Abrasa el sol la yerma Mancha
y las famélicas bestias
yerguen a lomos figuras desiguales
sombreando la autovía de las velocidades,
la necesidad de ser inminente y veloz
antes que surja la inevitable parada
y nos disperse similares.

Kabalcanty©2013



miércoles, 14 de agosto de 2013








Con la noticia del hueco
te pusiste a escribir con tu alma.
¿El hueco?
¿La mano que escribe?
¿Tu alma?
Era parte de un atardecer nuboso,
recientemente húmedo
sobre una lluvia olvidada
que arrugaba la planta de tus pies.
Tu escrito, el de hoy, el de anteayer,
era una fina arena de letras
encallada en el erial.
Y no creías conformarte.

Kabalcanty©2013
(Lienzo de Yves Tanguy)


martes, 13 de agosto de 2013

EL MAR DE LOS SARGAZOS







- EL  MAR  DE  LOS  SARGAZOS -

“.... Brazos de mar, en cruz,
sobre la helada bandeja de la
                          noche...."                                                                               
(De “Marinero en tierra”. Rafael  Alberti)


Frondoso mar de son estático,
interrumpes el diapasón de la ola
y citas al norte el silencio
que esculpe horripilante calma
sin horizonte de buena esperanza.
Burlaste a Pinzón con albricias
soñándote con tierra virgen.
Tu muda carcajada erizó
tu crespo cabello de algas,
cuando bragados marinos de otrora,
trémulos y ahítos, sacudieron su oropel
en pos de la maravillada Antilla.
No hay ocupante de nave
que surque tu corteza marina
sin sentir el corazón desmedido
al meloso canto de tus sirenas,
afilando sus garras sobre la roca
en la única tierras que veneras:
las sibilinas costas Bermudas.
Tu belleza, en pausa apocalíptica,
tu silabeo endemoniado
sobre el fleco de chepa abisal,
tu cadencia insuflando locura,
enroscan cristales en mi cuerpo
a la caricia que me huyes
y desprecias con mohín congelado.
Solamente me queda la noche,
que la carne se amaine
y prenderte en la esquina de un verso,

Mar halado.

Kabalcanty©2012

lunes, 12 de agosto de 2013






Ese grillo gritón, dulce,
y la pisada lejana de un neumático;
morir durmiendo el día,
sin recordar un sinfín de noches,
levemente dejarse caer,
desvanecerse nunca siendo.

Kabalcanty©2012


viernes, 9 de agosto de 2013



A tu lado me descalzo de imágenes,
sólo sombras que me superponen
en el rellano donde habito.
Es el hilo de saliva junto a tu beso
la virtud del arácnido
sujetándose en la cuerda floja
en primera plana de los periódicos.
Desperezarse en la profundidad
y calentarse de tu aliento
al fin del último peldaño,
bajo la techumbre de afiladas patas
donde cuece el vértigo.

Kabalcanty©2013

(Fotografía de José Humberto Dávila)



miércoles, 7 de agosto de 2013

TRAS LA DANZA DE RANYART





- TRAS LA DANZA DE RANYART -


"... La danza de Ranyart comenzaría la llamada..."
(Jon Anderson)


(Poema basado libremente en el fantástico trabajo musical "Olias of Sunhillow", de Jon Anderson en 1976)

(http://youtu.be/dFLr6OM_hS4, enlace para escuhar el disco en su totalidad)



Para Jeremy Williams por sugerirme este poema.



Bajo su túnica no había firmeza:
una larga lengua rasgando el celeste
navegando a bordo de Moorglade.
Viento encolerizado
que sembraba de acordes
los huecos del universo.
Se ladeó el orden cósmico
hasta que la negrura fue táctil,
manejable en una ebriedad
que hizo romo el filo de una estrella
y un virtual engranaje novedoso
chirrió y chirrió remolón
hasta que su queja fue noche estéril,
un plenilunio cegador y decisivo.


"Sunhillow es la luz del agua,
la respuesta a la longeva pregunta
en la sencillez del espacio
que abraza el sueño....",
decía Olias, apoyado en su báculo de hielo,
y señalando el ojo de la nave
como si a un hocico preponderante
le indicara la cercanía del infinito.
Qoquaq cantaba al unísono de los motores
una conocida letanía de las tribus de Sunhillow,
una explosión de energía colectiva
que cautivaba a los seres de la nave
en el estado superior transic
donde el abrazo es la fuerza eficaz
y la espesura del sueño la certeza.


Cuando descuelga su labio la sonrisa boba,
Ranyart acaricia la alfombra azulada
de los Jardines de Geda.
Resuena en su platillo una moneda
y escucha el báculo de Olias
taconeando la nave:
su rizada barba teloneando sus pies,
su mirada clara y altiva taladrando la noche luminosa,
la vecindad a lo eterno.
Rememora, entre la senda de arrugas
alrededor de sus pitarrosos ojos,
ante la indiferencia de los que pasan
erguidos a su lado,
aquella cascada de alegría
cuando el sueño colectivo
hizo pie en la Tierra.
Su primer paso de mano de Olias
al ralentí del verso sostenido de Qoquaq
(un silbido hermoso ralentizando los motores de Moorglade)
y la expectación de todos los demás,
atrás,
atrás,
cada vez más atrás,
cada vez más distantes y efímeros.
Desde la montaña más alta
fue descendiendo con los ojos clavados en las estrellas.
La Moorglade partió
y Ranyart, el líder escogido,
bajó la mirada hasta el núcleo de neón
que chisporroteaba bajo el cielo raso.
La nave rugió una despedida armoniosa
desde un punto incandescente,
y Ranyart siguió caminando.


En el albergue de acogida
Ranyart se cambia de ropa interior.
Le ofrecen vino en un brick manoseado
y cuando lo rechaza y argumenta
(la boca ladeada de renegridos dientes):
"Uno con el universo y alejados todos al sol",
estalla una risotada metálica
que él acoge con su sonrisa boba
escuchando el latir de Moorglade.


Kabalcanty.copyright©Agosto2013


















martes, 6 de agosto de 2013





Fiel en él       la niebla
amasando su interior
en la pregunta sempiterna
que acoge brazos
a cualquier apunte de roca



Fiel en él       la niebla
deseando ser
dejando de haber sido



                               Olvidándose
                               envuelve sus días en el algodón
                               que acabará siendo dique de su sangre
                               Ululará entonces sentencias
                               frenado en su ignorada droga
                               a lo que otras nieblas
                                                               más despejadas
                               propongan



Fiel en él        la niebla
como reproche tormentoso
entre el hecho
y los demonios de su mente




Kabalcanty©1992

domingo, 4 de agosto de 2013






Después fue ayer
tentando el hondo quicio de la noche.
Un anónimo jadeo,
un auto veloz,
una pausa restallando en la brasa de un cigarrillo.
Quise decir una estrofa
cuando me espantó una luz
temblona en mis amígdalas,
agostada en mis labios.
Muerto debí despertar
cuando escarchado era tu hueco.


Kabalcanty©2012